Blogia
Y un día que navegué, lo hice.

¿Crisis? ¿Quién dijo crisis?

¡Hola!

Me ha pasado algo curioso.

He ido a realizar mis compras de fin de semana y, dado que estamos a final de mes, he calculado al céntimo lo que me iba a gastar... Cuál sería mi sorpresa cuando he visto que parecía Navidad... o algo así... en el lugar donde he efectuado mis compras [No voy a hacer publicidad gratuita del sitio, que no me pagan por hacerlo... ].

¡Y luego dicen que hay crisis y que hay que recortar gastos!

Por ejemplo.

Una señora de cierta edad le decía a su hija, una chica que rondaba los treinta, "¡Que sí, boba! ¡Cójete los dos! ¡Qué más te da si a tu padre le van a pagar la semana que viene ya y a mí también!" y cuando se han ido, por curiosidad, esta humilde currante mira la etiqueta de la ropita en cuestión y casi lloro... ¡¡218,95€ del ala uno de los trajecitos!! ¿¿Pues qué llevan??¿¿Oro puro?? Pues no. Sólo son de lana con una pizca de viscosa... Qué decepción. Creía que tendrían algún aparatito de escucha, alguna microcámara o algún detector... o algo parecido...

Otro ejemplo.

Dos adolescentes [especie peligrosa donde las haya...] van cargaditas de bolsitas y se han reunido en una zona de descanso para, según sus palabras, "arreglar esto". Se refieren, como puedo comprobar un momento después, a meter todo en una bolsa e ir quitando bultos para que no les digan nada en casa. Mientras una lo "arregla", la otra la observa con carita de temor. "Tía, que nos van a decir algo", la dice a su amiga... y ésta, sin dejar de dar un buen meneo a tanta bolsita de papel o de plástico, va y suelta la perla: "¡Que se atrevan!¡He visto la nómina de mi madre y cobra 4,000€!¡Luego la bruja de ella dice que me quiere recortar la paga, que hay crisis!¡Y una mierda!" Boing!!! Primero... ¡Viva la educación! Segundo... ¡Menudas caraduras! Tercero... ¿¿Hay alguien por ahí que gane esa pasta y no vaya dejando un reguero billetes por el camino?? 

Buff!! 

No quiero escuchar más porque, si lo hago, a mis delicados oídos van a llegar palabras que me van a producir calambres en las neuronas y ya las tengo muy cansaditas, pobres. 

Termino mis compras y me dirijo a mi casa. 

"Bah, tío!¡Deja ahí el coche que es de tu viejo!", oigo decir y miro a ver quién ha dicho esa maravillosa frase... y mis agotados ojos tropiezan con dos adolescentes más...del sexo contrario. Un momento. ¿Adolescentes... con coche? No van solos. Un chaval de unos 20 se apea del 4x4 plateado con cara de enfado. "No voy a dejar el coche ahí", les dice, muy serio, "Esperadme ahí, que voy a dejarlo en el Parking".Protestan, claro.Y el chaval de 20 años les mira, serio, y sentencia "Una de dos: O hacéis lo que os digo o volvéis a pie" [¡¡¡¡MILAGRO!!!! ¡¡¡¡Todavía hay esperanza!!!!] La historieta termina con los dos adolescentes de turno gobernados en firme por ese pacífico mozalbete con cara de listillo que ha ganado muchos enteros en la Bolsa de mi aprecio. 

Sonriente, meto la llave en la cerradura del portal y accedo al mismo cargando mi bolsita ¡reciclada! de plástico con todas las biandas que me ayudarán a sobrevivir este fin de semana. 

Tal y como me ha pasado, os lo cuento. 

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres