Blogia
Y un día que navegué, lo hice.

Personal e intransferible

Feliz Año Nuevo

Llevamos ya unos cuantos días del 2011 y parece que fue ayer cuando nos despedíamos de un año lleno de altibajos, ansiedades, neuras, carencias y errores. Todas las anécdotas, las risas, el cava, las uvas, las comilonas... forman parte ya de nuestros recuerdos (buenos, malos, entrañables o no)...

Tristezas aparte, este año comienza casi como el que terminó... pero con novedades a todos los niveles.

Conseguimos terminar trabajos pendientes, deshacernos de "amigos" indeseables, de comenzar nuevas aventuras profesionales y pasar página sobre temas que producían estrés innecesario. Todo un logro después de saber algunas cosas que deberían haber quedado en la más absoluta ignorancia por mi parte... y que atañen a temas privados.

En otro orden de cosas, el trabajo va viento en popa a toda vela mientras la capitana del navío sujeta el timón con energía y decisión observando el horizonte sin temor. Hace ya meses que salió del puerto y ha recalado en algunos lugares misteriosos, bellísimos, obteniendo información vital y viandas para poder subsistir un tiempo. Y en ello seguimos. La cara azotada por el viento y el sol, cansada... pero feliz.

Ha sido un viaje duro, lleno de obstáculos y barreras, pero ha merecido la pena.

Mis jefes están contentos por el resultado obtenido... porque sus jefes están pletóricos.

Así que esta humilde escritora, sonriente y feliz, os desea a todos una maravillosa entrada en un año curioso y que todos vuestros sueños se vayan cumpliendo poco a poco... y sin fallos.

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Por qué?

¿Por qué una mujer debe ser madre "antes de que se te pase el arroz" [Comentario machista donde los haya]? ¿Por qué no se le dice a un hombre que sea padre "antes de que pierdas la hombría" o algo parecido? ¡Qué cansada estoy de que todo el mundo me diga que DEBO ser madre... como si fuera una obligación divina... o un mérito para ser mujer. No todas las mujeres valemos para ser madres y traer una vida a este mundo. Algunas mujeres se obsesionan con el hecho de que la edad se les hecha encima y no han cumplido con la función biológica por excelencia.
 
Pues bien.
 
Quizá algún día sea madre... o no. A nadie le interesa si tengo previsto dejar herencia genética en este mundo o no. Simplemente, me parece que es indignante que una mujer sea calificada como "rarita" por el simple hecho de no querer ser madre... cuando tiene cierta edad ya.
 
No hay nada más hermoso que ver crecer a un hijo dentro de ti, primero, y más tarde verle hacerse un hombre o una mujer ante tus ojos. Todo eso está muy bien, sí. Pero ¿por qué las personas califican de un modo TAN degradante a las mujeres que no queremos ser madre AÚN... o que hemos decidido no serlo? En mi caso concreto creo que podría calificarlo como sentido práctico. Ahora mismo estoy trabajando, sí, pero es un trabajo con final a corto plazo y no hay perspectivas de seguir... de modo que si no puedo mantenerme yo... ¿cómo puedo tener la responsabilidad de traer una vida... o varias... a este mundo? Ya sé que muchos dirían que te las compones para seguir... pero... ¿qué calidad de vida sería esa? Prefiero darme un margen aún... a ver si hay suerte y puedo estabilizarme de una santa vez... pero... con los tiempos que nos ha tocado vivir... creo que habrá muchas chicas que se plantearán lo mismo que yo... o, simplemente, que no querrán la responsabilidad que conlleva tener uno o varios hijos...
 
Un debate acalorado para según qué tipo de personas.
 
En mi caso, lo tengo muy claro... como ya he expuesto más arriba en este artículo. Quizá me arrepienta algún día de mi decisión... pero ahora mismo no hay otra salida. Y ya sé que las parejas son dos... y que si no tengo trabajo para mantener un hijo, que cargue el padre con el peso... pero... ¿toooooda la responsabilidad monetaria debería recaer sobre los hombros del padre... siempre... exclusivamente?
 
Un saludo.
 

Cierre por crisis

Buenos días.

Hoy estoy un poco triste porque este fin de semana me he enterado de algo que me ha dejado hecha polvo.

He contactado con un amigo del que no tenía noticias hacía tiempo… y después de la típica charla de “puesta al día”, me entero que tiene un pequeño negocio desde hace unos años al que ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo… y que, tras esos años de bonanza, ese negocio, pese a la ayuda de sus colegas más cercanos, se ha ido a pique y que tiene que cerrar… con lo que ello conlleva.

Tras la sorpresa inicial, pese a su reticencia, hablamos del tema y me cuenta cosas que me dejan aún más perpleja no ya por el hecho en sí de cerrar un negocio ¡con los tiempos que corren! sino por el hecho de que la situación podría haberse evitado si las personas a las que recurrió hubieran respondido como era su deber en ese momento por la sociedad que formaban. Ahora ese negocio (se me ha pedido que no divulgue nada de él y así voy a hacerlo) se ha ido a pique y ello va a repercutir en un buen puñado de familias.

Lo siento en el alma, Jose. Ya sé cuánto tiempo y dedicación has invertido en tu negocio, lo triste y roto que estabas. No puedo por menos que decirte desde aquí que muchísimos ánimos, que mucha suerte con tus nuevos proyectos y que los amigos (los que lo son de verdad) están para estas ocasiones… y no sólo para vivir del cuento a tu costa.

Un abrazo enorme desde aquí y ya sabes dónde tienes una amiga para charlar, para soltar tu carga o para lo que quieras.

Un besote.

 

Buenas tardes

Abro este artículo para constatar el hecho ineludible de que mi blog original de esta plataforma no sólo no se ha perdido sino que ha cambiado de aspecto.

No sólo ha recuperado la ortografía perdida, por cambios y pruebas de la que escribe con diferentes plantillas, sino que ha recuperado algunas cosas que había perdido hacía tiempo.

Mi blog se ha lavado la cara, se ha quitado las legañas que le cegaban y ahora puede estar a la espectativa de todo aquel (sea del sexo que sea) que tenga a bien pasarse por aquí sin dejar huella alguna.

Para empezar, el sistema desde el que escribía era antiguo (¡Un IE6 cuando vamos ya por un IE9!), le faltaban complementos (Java, Flash...) de modo que estaba condenado sin remedio al ostracismo. No podía cambiar de plantilla, ni reformar algunas cosas... pero hoy los Hados del Destino han querido escuchar mi súplica y los jefes han decidido que ya era hora de avanzar. Pese a toda la mañana sin ordenador, de charla con los compañeros, de bromas y demás, de cafés a todas horas pensando en plazos, llamadas, etc, ha merecido la pena esperar. Ahora todo va más rápido, se ve más limpio...

He recuperado mi primer blog. Es como si empezara de nuevo de cero... pero con todos los conocimientos adquiridos desde que empecé en su día.

Por eso quiero pedir disculpas si he podido parecer brusca y desagradable.

De verdad pensaba que mi blog se había perdido para siempre y me dolía... porque es el primero que he hecho en toda mi vida. He trabajado meses en él... como para perderlo en un momento. Por eso esta entonación del mea culpa porque, al fin y al cabo, la tecnología nos puede. Me remito al artículo que escribí bastante enfadada sobre huecos, símbolos extraños... Ningún lector/a tiene la culpa de eso excepto los avances tecnológicos que nos juegan malas pasadas.

Dicho queda.

Un saludo.

 

Y yo me pregunto...

¡Buenos días! Sonrisa

Una pregunta un poco tonta...

¿Por qué aparece este blog con símbolos extraños, huecos y demás? Al menos, en el ordenador del trabajo aparece así...

Habrá que averiguar si es problema del ordenador.... o del blog...

Un saludo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¡Parece que fue ayer!

¡Buenos días! Sonrisa

¡Parece que fue ayer cuando mi nene empezaba a dar sus primeros tambaleantes pasos, se tropezaba, caía, se levantaba con una risotada y seguía su camino con una sonrisa de oreja a oreja!

¡Y ya tiene algo más de un mes!

Ha aprendido mucho todo este tiempo: ¡Ya me sabe leer y escribir! Se alimenta bien, con gran variedad de productos y gran surtido de imaginación y aportaciones externas. Eso le está haciendo más fuerte, listo y responsable... por lo que estaré eternamente agradecida. Sin la ayuda de los canguros de turno, de las personas que se ofrecen a custodiarle durante un momento al menos... no habría llegado hasta aquí.

Mi niño es feliz.

¡No hay más que verle! Guiño

Espero que mi niño siga madurando rápidamente, que vaya aportando su granito de arena y que se comporte como debe en este mundo y no se meta en problemas. Y que todos lo vean con salud y alegría.

Un saludo.

Érase una vez...

¡Buenos días...! Indeciso
 
En un lugar lejano, donde las fantasías y la realidad se confunden para fastidiarnos el descanso y confundirnos un poco más, una jovencita paseaba por un camino de sistema binario observando los árboles en flor y la extraña fauna local con nombres tan curiosos como Zotob, Nimda, Sasser, Barrotes, Bagle o Blaster... que tienen a bien destruir todo a su paso sin reparar en gastos.
 
Pues bien.
 
Esta indefensa humana intentaba por todos los medios luchar contra esos bichos sin un buen escudo protector... y cuál sería su desgracia... que perdió la batalla y apenas pudo salvar nada de la información original.
 
Afortunadamente, el grillo matinal me hace abrir un ojo y suspiro: ¡Todo ha sido un sueño! No obstante, anonadada por la pesadilla, en cuanto me ha sido posible he corrido a encender el ordenador de mi trabajo y confirmar que toda la información está donde debe, que no hay bichos ni faunas a combatir y que la copia de seguridad está actualizada.
 
Buff!!!
  
 

¡Qué salvadaaaaa!

Por eso puedo proseguir con mi trabajo sin problemas y asomarme a esta ventana para intentar describir la extraña sensación que me ha producido esta pasada madrugada el sueño que he tenido. Era tan real que parecía estar despierta... si bien no conseguía despertarme para confirmar que era simplemente un sueño.

Ahora, horas más tarde, cuando ya he asumido ese hecho, tengo que expresar mi angustia de alguna manera y se me han ocurrido estas frases.
 
Un saludo. Sonrisa
 

Seguimos

¡Buenos días! Risa

Como decíamos el otro día, comenzamos una andadura llena de misterios a resolver.

El primero que se me plantea es... ¿tendré la suficiente imaginación como para rellenar páginas y páginas de relatos, anécdotas, comentarios, etc, que pudieran ser interesantes para los posibles lectores?

La respuesta es simple.

Sí.

Supone un reto adicional el estar al teclado (en este caso) y comentar sobre temas variados, con arreglo a la idea original de este blog.

El añadido singular a la propuesta inicial supone un experimento agradable y didáctico para mí puesto que, nieta de maestros, debo cuidar la forma de expresarme y el modo en hacer llegar mis historias a cuantos pudieran leerme por lo que comenzaré mi andadura matinal comentando que mis abuelos, castellanos de Valladolid, nos dejaron a su descendencia una peculiar herencia en lo tocante a la curiosidad, a la investigación y al mimo al detalle. No conocí a mi abuelo, fallecido un tiempo antes de mi nacimiento, pero por lo que me cuentan de él, era un apasionado de la lectura (¡Ahora lo entiendo, abuelo!) y un humilde señorito de la época (hablamos de otros tiempos, cuando ir con traje y corbata suponía ser un "señorito") que fue encontrado en la mesa de profesor, sentado, solemne, ante un montón de pupitres vacíos... muerto. Por su parte, mi abuela (a la que sí llegué a conocer) era una mujer estricta en las lides académicas y la dureza de la época la hacía ser igualmente rigurosa. Por lo demás, por las historias que oigo y por lo que sé, era una pareja como tantas llena de contradicciones, broncas, silencios... y mucho amor.

Tuvieron cinco hijos, cuatro chicas y un chico... aunque, según cuentan las historias familiares, una de mis tías falleció siendo una niña aún. Hoy, los hermanos supervivientes viven desperdigados por el territorio nacional y pese a lo que se inculcó en su momento, el contacto no es muy frecuente. Todos están demasiado ocupados con sus vidas como para escribir una carta o hacer una llamada. Muy triste.

En otro orden de cosas, las hijas de su primogénita hemos tomado el testigo de su esfuerzo por enseñar... aprendiendo... y aprender... enseñando... sin llegar a pensar que tenemos todo el conocimiento del mundo mundial ni toda la sabiduría del Universo. En absoluto. Sentimos ansia por saber, por explorar, por conocer... Supongo que todo esto se lo debemos a la genética en cierta medida y por ello nos gustaría rendir un pequeño y sentido homenaje a nuestros ancestros. Estoy convencida de que, si supieran que estoy al ordenador, tecleando estas líneas, se sorprenderían sobremanera dado que en sus tiempos esto era brujería. ¿Una televisión conectada a una especie de chapa con botones alfanuméricos?¿¿Estamos todos locos?? O quizá se habrían asombrado al principio, pero luego habrían sido los primeros en ponerse al día. 

Ordenador viejo

¡Esto es cosa de brujeríííííaaaa...!

 Puestas así las cosas, creo que se quedarían con la boca abierta si supieran que ese artilugio podemos llevarlo tranquilamente en el bolso o en el bolsillo de la chaqueta...

 Sí, abuelos.

 Y hay unas cositas que se enchufan al aparatejo este que las puedes llevar como un colgante o como un llavero y en el que casi puedes meter el Espasa y te sobraría sitio para algo más aún. Se llaman memoria flash o pen drive y ya no los diseños que hay... ¡¡porque me tildaríais de chiflada!!

 Así que os dejo tranquilos de momento, que una tiene que recargar la neurona después de pensar en todos los avances tecnológicos desde vuestros tiempos.

Un besote.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres